Los Tall Ships más tenebrosos

¡Ya llega Halloween! ¿Conoces algún velero maldito? RODA te cuenta las tenebrosas historias de estos Tall Ships...


Parece que las maldiciones también llegan a alta mar. Y si no que se lo digan a estos barcos, que bien podrían tener su propia película de terror.

¡Empezamos con esta lista top 3 de Tall Ships malditos!


El Holandés Errante

Debe ser el barco fantasma más famoso del mundo. Lo vimos en la gran pantalla en las películas de Piratas del Caribe capitaneado por Davy Jones pero, ¿es así la leyenda sobre el Holandés Errante? Aunque la leyenda guarda similitudes con la trama del barco en Piratas del Caribe, existen algunas diferencias.


Su capitán no era Davy Jones, ni tenía tentáculos en el rostro. Se llamaba Hendrick van der Decken, un burgués holandés. Se dice que pactó con el


diablo para surcar los mares sin el impedimento de las fuerzas naturales del mar que Dios pudiera interponer en su camino. Tras llegar a las Indias Orientales en apenas unos días, el capitán y su tripulación pusieron proa a Europa pero, al llegar al Cabo de Buena Esperanza, les sorprendió una increíble tormenta. Los tripulantes, aterrados, pensaron que era una castigo de Poseidón.


Sin embargo, Van der Decken se quedó en su camarote maldiciendo a Dios, por castigarlo; y al diablo, por haber vendido su alma sin obtener resultados a cambio. Cogió el crucifijo que le había regalado su mujer, salió a cubierta y burló a Dios. Después lo tiró al mar, y la tormenta escampó. Pensó que había vencido, y la tripulación comenzó a guardar especial respeto a su capitán, con una mezcla de temor.


Continuaron su viaje hasta Holanda, hasta que la última noche, antes de llegar a puerto, Dios condenó su soberbia y maldijo a Van der Decken a deambular con su barco sin descanso, con una tripulación de hombres muertos, que no podrían ni comer ni beber, que solo traerían desgracia al barco y que jamás tocarían tierra.

Cuando vieron el puerto al amanecer se dirigieron a él, pero no podían alcanzarlo. Cuanto más se acercaban, más se alejaba el puerto.


Así, el barco se rebautizó como El Holandés Errante, y su leyenda llegó a todos los piratas y marinos del mundo.



El Star of India

Según las creencias de los marineros de entonces, cuando alguien fallecía a bordo se debía dar un entierro digno. Los cuerpos eran cubiertos por tela del velamen o sacos, se cosían y se les ataba un lastre (artillería o un elemento pesado). Tras su funeral, los cuerpos se arrojaban al mar. Se pensaba que si no se daba un entierro digno, las almas de los muertos quedarían atrapadas en el barco.


El Star of India es uno de los veleros más antiguos del mundo que se conservan hoy en día. Fue construido en 1863 y desde entonces ha cumplido con varias funciones. Con tantos años sobre sus cubiertas es normal que este barco tenga un historias de acontecimientos a sus espaldas aunque, por desgracia, muchos de ellos son trágicos.


Una de sus primeras víctimas fue el joven John Campbell, un polizón que acabó siendo ayudante a bordo. Por desgracia, jugando en los aparejos, cayó desde una altura de 30 metros y falleció poco después.


Un soldado degollado, marineros hallados muertos durante de su guardia, un pescador encerrado en la caja de cadenas del ancla... Digamos que se dieron varios eventos desafortunados y, algunos, sin explicación.


Después de rescatar el Star of India de un estado deplorable, se restauró y se llevó hasta el puerto de San Diego, donde recibe cientos de visitas al día. Es un lugar atractivo para caza-fantasmas y turistas curiosos, pues tanto en el barco como en la proximidad de su muelle se han registrado multitud de eventos paranormales, como psicofonías, bajadas de temperaturas, contacto opresivo, etc.



El USS Constellation

Volvemos a otro de los veleros más veteranos del mundo. Es el caso del USS Constellation, del cual se desconoce su verdadero origen pues fue sucesor de otra fragata de igual nombre construida en 1797. Este "nuevo" USS Constellation sería un nuevo barcos construido con algunos restos de su predecesor, según afirman varias fuentes. De todos modos, nuestros USS Constellation encantado es de 1855.


En 1955 fue destinado a Baltimore, donde permaneció 40 años atracado en sus muelles, donde compartió muelle con el submarino USS Pike. Fueron los tripulantes de este submarino los primeros en avistar fenómenos paranormales en su vecino atracado. Su capitán, harto de escuchar historias sobre luces y destellos extraños, contrató a un periodista de la ciudad para fotografiar el barco. Esa noche apareció ante ellos la figura de un hombre vestido de capitán desenvainando su sable. Según los testigos, debió tratarse del primer capitán de la fragata, Thomas Thuxton.


Su cubierta parece cubrirse a veces con una espesa niebla con olor a pólvora, y se han obtenido psicofonías de un hombre pidiendo perdón. Dicen que se trata de un marinero que se quedó dormido en su puesto durante un enfrentamiento con los franceses. El capitán Thuxton los castigó duramente, mandó atar al marinero a la boca de un cañón y disparó.


También se ha visto la figura de un niño al que asocian con el ayudante del médico del barco. El niño fue acuchillado por dos marineros sin motivo aparente.


Un avistamiento "más agradable" es el del antiguo vigilante del barco, el cual se ha visto sonreír a varios niños disfrazados que celebraron a bordo la fiesta de Halloween.


Esta ha sido nuestra selección Top 3 de barcos malditos. ¿No os deja los pelos de punta? ¡A nosotros sí!

Moraleja: nunca, nunca, ¡nunca!, se os ocurra dormiros en vuestras guardias e id siempre bien acompañados.


¡Feliz Halloween!


RODA Tall Ship España

Primera comunidad oficial de Tall Ships en España, un espacio destinado a descubrir el mundo de los grandes veleros clásicos de la mano de las noticias del sector, oportunidades de embarques y eventos disponibles en la costa española.

Subscríbete y te avisamos con cada publicación

© 2020 by RODA Tall Ship España |  Términos de Uso  |   Política de Privacidad

Con la colaboración de:

Emblem_of_the_Spanish_Navy.svg.png

La Armada Española

Fund. Villas del Cantábrico